Si ya tienes el café molido, no te llevará mucho tiempo.

La prensa francesa consiste en una jarra de vidrio y una tapa con un émbolo que empuja un filtro hacia abajo, para prensar el café al fondo. Existen distintas medidas en el mercado, siendo habituales de 250 ml (1 taza) a 1 litro (4 tazas).

La regla de oro para la preparación son 2 cucharadas soperas colmadas de café por una taza de agua (250ml). Como referencia, cada cucharada colmada equivale a unos 8 a 10 gramos

Antes de empezar, poner a hervir el agua, para tener agua caliente.

 

 

Lo primero que hacemos es agregar café a la jarra, agua caliente y removemos.

Después, la jarra se tapa, con el émbolo arriba, sin prensar aún,  y se deja reposar de 4 a 5 minutos para que el agua absorba los sabores del café. Esta espera es similar a la que tendríamos haciendo un café gota a gota.

Finalmente, transcurridos esos minutos, se empuja el émbolo, prensando toda la molienda hacia el fondo de la jarra, y el café está listo para servir.

¡Disfrútalo!