El chef ejecutivo del hotel The Fullerton y del hotel The Fullerton Bay Singapore nos cuenta su experiencia como cocinero en Singapur.

Artículo sobre Sandro Elbo

El romano Sandro Elbo comenzó su andadura como chef en su ciudad natal, Roma, donde se especializó en la cocina italiana, antes de adentrarse en la cocina internacional. Con la pasión de acercarle su trabajo a un público más amplio, decidió partir a destinos internacionales, donde fue chef de cocina de restaurantes de renombre de Madagascar, Ciudad del Cabo y de Londres. Tras destinos como Marruecos (Fellissimo), Hong Kong (Conrad Hotels & Resorts) y las Bahamas (Great Exhuma) ocupando diferentes cargos, el chef tiene a sus espaldas más de 31 años de experiencia en la gastronomía internacional.

Como chef ejecutivo de los hoteles The Fullerton y The Fullerton Bay Singapore lleva las riendas de las cocinas de 8 restaurantes, numerosos bares, banquetes y eventos con cátering.

¿Qué te llevó a ser cocinero?

Es una larga historia. Desde pequeño me encantaba estar en la cocina, es mi sitio preferido de la casa y también tengo que decir que me siento muy a gusto con mi trabajo. Empecé en Roma, en una escuela de hostelería. La escuela te proporciona una base, un marco donde moverte, y el trabajo en hoteles y restaurantes es la verdadera formación, donde aprendes de verdad como cocinero.

Vivencias de un cocinero italiano en Singapur

¿Cómo llegaste a Singapur?
Me encanta viajar y conocer distintos tipos de cocina. Desde hace 18 años que viajo y trabajo en diferentes lugares: Europa, África, Oriente Próximo, Estados Unidos. Después de acabar mi trabajo en Oriente Próimo me mude a Pekín, luego a Shanghai y Hong Kong, y ahora, por último a Singapur. Ya había estado varias veces en la cuidad, y cada vez que venía, me sorpredían los paisajes verdes y la calidad de la comida. Tenía muchas ganas de trabajar como cocinero en Singapur.

La comida italiana en Singapur ¿Sabe como en Italia?
Muchos restaurantes son iguales que en Italia, los llevan italianos de toda la vida y el nivel de exigencia es muy alto.

Chan Hawker ha recibido una estrella Michelín con su puesto de comida callejera en el China Town de Singapur. ¿Has estado alguna vez? 
Sí y me tomé el plato típico, el pollo a la soja. Me parece que utiliza una buena mezcla de hierbas en la salsa de soja. Lo he invitado como cocinero, a que trabaje con nosotros para varios eventos del hotel, me encanta su pollo y su salsa de chile.

Sandro Elbo con Chan Hawker

¿Comparando con Italia, cómo funcionan los equipos de cocina? 
Cada cocina tiene su estilo propio. En Italia, los miembros del equipo provienen de diferentes regiones del país. En Singapur, la gente es de Malasia, China, India y de la propia ciudad. A pesar de las diferncias culturales y culinarias, la gente tiene que aprender a trabajar en equipo y a entenderse, es lo básico en una cocina que la gente se entienda y que trabajen en equipo.

¿Cuáles son las nuevas tendencias en la gastronomía de Singapur?
Sobre todo se está impulsando mucho la estética de la comida,  lo óptimo. Hay mucho cocineros jóvenes con talentos y la cocina local vuelve a estar en auge. Algunos ejemplos son Malcom Lee con su restaurante Candlenut Kitchen, y también Jason Tan y Damina D’Silva. Luego, hay que decir que la comida japonesa está muy bien valorada, les encanta también la comida italiana, y en los ultimos años se están abriendo cada vez más locales de comida coreana. Al mismo tiempo, tengo la impresión de que a la gente le encanta las recetas tradicionales propias de carne y de pescado

Malcom Lee

Platos de Malcom Lee

¿Existen las escuelas de hostelería? ¿Cuántos años dura la formación?
Hay un par de buenas escuelas de hostelería que trabajan codo con codo con hoteles y restaurantes. La formación es muy buena y están abiertos a recibir alumnos internacionales, es una buena forma de adentrarse en las cocinas de Singapur.

Desde Cook Concern le queremos dar las gracias al chef Sandro Elbo por acercarnos a la realidad gastronómica de Singapur.

Hotel en Singapur

Sandro Elbo recibiendo un premio