Palma Campania. Pietro Parisi estaba festejando en su restaurante el cumpleaños de su hija, de tan solo 3 años, cuando un joven entró en el establecimiento y le pidió al cocinero entregar una cantidad de dinero como impuesto para la Cosa Nostra.

Indignado, el chef le respondió ante el intento de extorsión con determinación: “no te lo voy a pagar, antes te denuncio”.

Las fuerzas del orden actuaron casi de inmediato, el joven intentó justificar lo ocurrido, pero, el chef lo denunció al momento, sin negociaciones, como le aconsejaron los expertos antichantaje.

Parisi se formó en París, bajo el mando de Alain Ducasse y trabajó en la cocina milanesa del estrellado Gualtiero Marchesi. Después de su recorrido por las grandes cocinas, Pietro decidió abrir su restaurante, Cuoco Contadino, en Palma Campania, provincia de Nápoles, exactamente en la región llamada Terra dei fuochi. Su objetivo es revalorizar el territorio, parte de su filosofía de vida.

Pietro Parisi es un cocinero italiano.
Pietro Parisi en su cocina.

Su eslogan en el día a día es “reutilizar los productos y luchar el fraude“. Parisi es un cocinero que va a contra corriente, al que no le gustan las modas y las tendencias de cada momneto, pero que busca el respeto por el territorio, el uso inteligente de los ingredientes, en particular, de los ingredientes de sabores sencillos y genuninos, un legado de la tierra y de la tradición.

“Seguir a las tendencias gastronómicas terminará por eliminar la riqueza de este país.” Pietro busca una cocina ética, saludable y no por ello menos económica, que sigue el dictamen de la buena alimentación, donde el control de los precios es una responsabilidad importante. Nos encontramos ante un cocinero humilde que se suministra de los pequeños agricultores, con los que suele hablar todos los días.

 

 

Siguiendo esta filisofía, en el restaurante de Parisi han recuperado un plato tan simple como berenjenas a la parmesana, un plato siliciano con mucha historia, que ahora, además, se puede degustar en el business class de los vuelos de American Airlines.

A Parisini le han otorgado varios premios y reconocimientos, pero a él no le gusta que lo califiquen como celebridad: “la cocina no lo hacen las estrellas, las verdaderas estrellas son los artesanos, los agricultores”.