En Perú, cada 30 de mayo se celebra el “Día Nacional de la Papa”. Este año, en el Departamento de Huancavelica, ubicado en la sierra central andina del país, fue elegido por el Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) como la sede principal para la reunión de todos los productores del tubérculo de las regiones más importantes como Junín, Ayacucho, Cerro de Pasco, Ancash, Apurímac y Huánuco.

 

Visitar este festival de la papa es todo un espectáculo, porque permite contemplar las miles de variedades de papas nativas que probablemente nunca hayas visto en la vida, pero sí que existen en Perú, como en esta zona donde se registran más de 1500 diferentes. Aunque no estuvieron en su totalidad porque se conocen cerca de 4000 variedades, observamos centenares de ellas, de formas caprichosas y de colores: azul, amarilla, negra, roja. Es una herencia milenaria de los antepasados que han sido conservados a través de los años, por los propios campesinos.

 

La feria se ubica en la Plaza de Armas de Huancavelica, donde se han colocado puestos a los laterales de la plaza con un escenario principal. Son tres secciones, dos ellas con los productores de papas de las diferentes regiones del país, que además de tenerlas de exposición, también están a la venta al público. Y en la tercera sección, estuvieron los restaurantes locales más reconocidos ofreciendo platos y postres, así como otras casetas, ofreciendo licor, bebidas y dulces, a base de papa nativa.

 

 

Actualmente, el Gobierno Regional de Huancavelica tiene en agenda promover a la región como una zona de productos orgánicos, para que posteriormente sean introducidos al mercado internacional. Aunque ya existe un caso de éxito, por parte de una cooperativa de productores de papas nativas que ha logrado exportar chips de papas a Europa.