Eres el cocinero ejecutivo del Jumeirah en Fráncfort (Alemania). Antes de llegar a un puesto de mando, pasaste por posiciones de todo tipo. ¿Qué es lo que te llevó a dedicarte a la cocina?

Desde pequeño supe que quería ser cocinero. Después de estar de becario en una cocina a los 12, decidí que quería dedicarme a esto. La verdad es que llegué a esto de la cocina gracias a mi madre y a mi abuela, las dos son buenísimas cocineras y, como teníamos una huerta propia y corderos del abuelo, siempre tuvimos el mejor producto en casa.

 

Te formaste como cocinero en Grüning Chalet Hotel (Renania del Norte-Westfalia, Alemania). ¿Qué recuerdos conservas de esta época?

Empecé la formación en 2005 en Chalet-Hotel Grüning y 4 meses más tarde me cambié al hotel Maritim Airport Hotel en Hannover. Allí trabajé con mi mentor Markus Kirchner, que me apoyó mucho, al fin y al cabo me dejó participar en los campeonatos para cocineros jóvenes y representar a Renania del Norte-Westfalia en el campeonato nacional de Alemania.

 

En 2008 ganaste el concurso regional de mejor cocinero joven. ¿Cuáles fueron tus platos estrella?

Mi menú se componía de salmón a cuatro formas, sopa de ajo silvestre, pato ahumado y un pastel de chocolate caliente con helado de tonka.

¿Cuál es tu línea culinaria actual?

Nuestro estilo es claro, descrito en pocas palabras plato clásicos con aspecto nuevo.

 

¿Cuál es la línea culinaria del Jumeirah Frankfurt?

Somos un establecimiento árabe con raíces en Dubái, por lo que siempre encontraremos platos árabes en la carta. Y, claro, todo hotel debe ofrecer platos clásicos, como las hamburguesas o un club sándwich. 

 

En tus menús innovadores para Max on One Grillroom trabajas con “aromas nuevos”. ¿Qué es lo que haces?

Tratamos de implementar nuevos aromas haciendo uso de conceptos clásicos y así sorprender al comensal.

 

Tu lema es “go for it” (a por ello), ¿tienes un menú que lo represente?

Utilizamos este lema para crear nuestros platos y para no desviarnos del camino correcto. Para mi, “a por ello” es una actitud frente a la vida y el día a día.

 

Para los cocineros, cada vez es más importante trabajar codo con codo con los proveedores. ¿Cuál es tu relación con ellos?

Siendo el cocinero jefe de un hotel grande, no me es posible ir cada día al mercado. De todos modos, trato de hablar con ellos con regularidad. Hace poco, compramos 30 kg de fresas verdes y las conservamos para el invierno en vinagre de pimentón.

¿Quieres saber qué recetas propone Nils-Levent? Haz clic aquí.