El pasado 19 de abril se celebró la gran final de la VII. edición del Concurso Cocinero del Año. Los aspirantes tuvieron que mostrar sus habilidades frente a un jurado formado, entre otros, por Martín Berasategi y Jordi Cruz.

Álvaro Salazar y maría Cano junto a Martín Berasategui y Jordi Cruz.

Entre los 8 finalistas del evento, se alzaron con el trofeo Álvaro Salazar y su mano derecha María Cano del restaurante Argos(*) (Port de Pollença, Mallorca), los cuales recibieron el testigo de Raúl Resino, cocinero jefe del restaurante con su mismo nombre en Benicarló y ganador de la edición pasada. El joven jaenés, formado en la Escuela de Hostelería del IES Gran Capitán (Córdoba),  tiene una gran trayectoria internacional a sus espaldas, ha trabajado en los restaurantes más selectos del panorama nacional, como en el Hotel Hospes Palacio de Bailío, La Seda o Echaurren(*) y ya cuenta con una estrella Michelín. El menú que presentaron se componía de los siguientes platos:

  • Entrante: gamba panxuda, papada, erizo, gazpacho de naranja como un aguachile y fino.
  • Plato principal: molleja de ternera braseada con remolacha.
  • Postre: umbelíferas-choc.

Además del trofeo, Salazar se llevó un cheque de 6.000€. El segundo puesto y 3.000€ fueron para el irundarra Asier Alcalde, cocinero del restaurante Laia Erretegia (Hondarribia, Gipúzcoa), nominado con el título de cocinero revelación en la última edición de Madrid Fusión. Por último, el Raúl Osorio del Restaurante Ergo (Miranda de Ebro, Burgos) se llevó el tercer puesto y 1.500€. El burgalés repetía en la final, a la que ya llegó en la edición pasada. Fue un concurso muy reñido, en el que los aspirantes tuvieron que preparar un menú completo en 5 horas. Según los jueces, fue la final con más nivel desde de que se empezó a celebrar el concurso, hace ya 14 años y que lo ganó Jordi Cruz, cocinero mediático que actualmente ostenta dos estrellas Michelín.

Al margen del concurso se celebró el Concurso Camarero del Año. El premio, un cheque de 2.000€, lo recibió la murciana Ángela Marulanda, formadora del Centro de Cualificación Turística (Murcia), que tuvo que pasar tanto prueba teóricas como prácticas, entre otros pruebas de coctelería, tiraje de cerveza, preparación de un combinado de café y montaje de mesa.

Los concursos tuvieron lugar en el marco de la feria Alimentaria 2018, una de las ferias referentes a nivel mundial en el sector alimentación, bebidas y foodservice. La feria convergó a 4.500 expositores de 70 nacionalidades y recibió cerca de 150.000 visitantes en los cuatro días que duró.