El País Vasco es conocido mundialmente por su gastronomía, sus restaurantes de estrellas Michelin y sus cocineros renombrados. La alta cocina vasca se ha convertido en el mejor embajador de la cultura vasca, un referente mundial que sigue contando con los esfuerzos de los grandes cocineros por difundir una marca Euskadi que se basa en su herencia culinaria y que cada año atrae a más gastrónomos internacionales a tierras vascas, reflejo de la gran proyección mediática que está viviendo.

LA GASTRONOMÍA: PARTE IMPORTANTE DEL PATRIMONIO CULTURAL VASCO

En abril se cumplieron 41 años del nacimiento de la Nueva Cocina Vasca, la primera gran revolución culinaria en territorio español, el movimiento que le dio un giro a la cocina tradicional vasca con determinación de revitalizarla e innovarla. Los cocineros vascos que se sumergieron en esta nueva aventura tomaron como base la cocina tradicional vasca, para incorporarle ingredientes y formas de preparación de la alta cocina francesa (en vanguardia en los años 70). Así se consiguió sintetizar lo mejor de las dos culturas culinarias. Los esfuerzos no fueron en balde, ya que el grupo de cocineros que apoyó este movimiento consiguió colocar la gastronomía vasca en la vanguardia de la cocina española, hasta hoy en día.

impulsores de la gastronomía vasca
Los impulsores de la Nueva Cocina Vasca.

Una alta tradición gastronómica fruto de una verdadera pasión por la comida, en un pueblo que todo, desde el nacimiento hasta la muerte, se celebra en torno a la comida. Y ahí está la clave de la revolución de la cocina vasca; en una cocina popular fuerte, de raíces culinarias sólidas y con un producto regional de calidad, y que, además, apuesta por sabores mediterráneos. Al fin y al cabo, comida sencilla y rica. A esto se le une un entorno natural peculiar: el mar y la montaña se fusionan en un espacio muy reducido, dando lugar a un clima singular y a recetas que unen productos de orígenes muy distintos; la cercanía a Francia y la influencia que el país galo ejerció durante años en la alta cocina sobre lo que debía haber en el menú de un restaurante de lujo también cuentan. Y, sin lugar a dudas, otro de los fundamentos es el compromiso moral de los cocineros vascos que comenzaron con la renovación de la cocina tradicional, trabajando en equipo aun siendo competencia.

DOS NUEVAS ESTRELLAS MICHELIN PARA DOS RESTAURANTES VASCOS

Uno de los símbolos más claros de un fenómeno que llevaba años gestándose es la acumulación de estrellas Michelin del territorio. La recién publicada lista Michelin España y Portugal deja a partir del 2018 dos estrellas Michelin más en el País Vasco. Eneko, el nuevo proyecto de Eneko Atxa, ha obtenido su primera estrella. En la lista de los premiados le acompaña el recién abierto restaurante Amelia de Paulo Airado (que lleva el nombre de su hija), también con una estrella. Los dos restaurantes han ido a engrosar la lista de 16 estrellas del año pasado. Cabe destacar que San Sebastián y sus alrededores son uno de los lugares del mundo que más restaurantes con estrellas Michelin albergan, un fenómeno que no se limita tan solo a Guipúzcoa: el País Vasco cuenta con 4 de los 7 restaurantes triestrellados del territorio español y forma, sin duda alguna, parte de la élite culinaria mundial.

EL BOOM DEL TURISMO GASTRONÓMICO

Apoyado en la alta cocina vasca, Euskadi ha vivido en los últimos años un vertiginoso crecimiento. Sobre todo la zona de San Sebastián y toda la costa euskaldun han sido los más afectados por el auge del tercer sector; un sector, que, hasta hace pocos años lo conformaban turistas catalanes y madrileños, y que ha pasado a ser muy internacional. El turista que visita el País Vasco lo hace no solo atraído por sus paisajes y sus museos, sino que también (y sobre todo) por su gastronomía. Muestra de ello es que la comida se ha convertido en el eje turístico de la región: desde rutas de la sidra, del queso Idiazábal, hasta rutas por la costa vizcaína para descubrir las diferentes formas de preparar el bacalao, el sector turístico vasco ofrece un amplio abanico de experiencias gastronómicas en la que el turista podrá vivir en primera persona una experiencia culinaria 100% vasca. En todo esto la estrella es el pintxo (como no cabía dudar), que, en sus diferentes formas, inunda las barras de los bares de la parte vieja de San Sebastián y los platos de los turistas que se acercan a probarlo. Barras que se han vuelto mundialmente conocidas gracias a Instagram y Twitter.

pintxos, comida típica de la gastronomía vasca
El pintxo, estrella de las barras vascas.

A diferencia de otros territorios españoles, el sector turístico nunca ha sido el motor del País Vasco, de tradición industrial desde los finales del siglo XIX. Pero, se deja entrever, que, los tiempos están cambiando y, que, el turismo va a representar una fuente de ingresos cada vez más importante para Euskadi.