Si vas a viajar a Mallorca, el sueño de muchos turistas para disfrutar del sol y sus hermosas playas, tienes que probar los cinco imprescindibles de esta tierra, algunos de ellos, bajo Denominación de Origen y otros con Indicación Geográfica Protegida, marcada por la tradición mediterránea. Hablamos de la ensaimada, la almendra, el aceite, la sobrasada y el vino. Si no los pruebas, vamos a decir que no has estado en la isla.

 

Ensaimada

El ícono de la isla, la reina de los bollos. La ensaimada es una masa dulce que se enrolla en forma circular, de dos a varias vueltas haciendo el efecto de una espiral. Su textura firme y crujiente es agradable para disfrutarlo como postre o merienda. Las ensaimadas clásicas son sin relleno o con relleno de cabello de ángel, y las más modernas, se rellenan de crema pastelera o chocolate.  Y encima, tiene azúcar glas espolvoreada.  Dejamos el dato de los hornos más representativos de Palma: “Fornet de la Soca” o “Forn Fondo”.

 

 

Almendras

La almendra de Mallorca es muy famosa, cuenta con Indicación Geográfica Protegida, es decir que estas almendras son cultivadas en la isla. Se puede consumir cruda o tostada, elaborada en postres como las populares tortas de turrón, como helado de almendra, o pasteles con aires franceses y locales como el gató, siendo también base de muchas salsas.

 

El aceite de oliva

Los olivos que crecen en Palma tienen Denominación de Origen, son milenarios, pueblan la isla desde la época de los fenicios y griegos. Esta variedad se llama empeltre o mallorquina, y se caracteriza por su delicadeza en el paladar y por su sabor almendrado, característico de la zona. Otras variedades son picual y arbequina.

 

Vino

Los vinos de Mallorca son buenos compañeros de una velada, son únicos y muy reconocidos nacional e internacionalmente. Tenemos la uva tinta Mantonegro, Callet y Fogoneu, y las blancas Moll o Prensal Blanca. Además, en estos últimos años, se han hecho esfuerzos por rescatar variedades como la preciada Malvasía.

 

 

Sobrasada

Es un embutido de carne de cerdo curado condimentado con pimentón, por eso su color rojo, pimienta y sal. Se puede encontrar también en forma de pasta sin embutir y sin curar. Es delicioso untarlo en pan aunque también se usa como ingrediente de varias recetas como el “arròs brut”. Esta joya tiene una característica y sabor especial y es que nace de una raza autóctona de cerdo “el porc negre mallorquí”, que es alimentado de cereales, leguminosas e higos, 90 días antes de ser sacrificado. Por ello, también posee la Indicación Geográfica Protegida. Un embutido delicado y delicioso para los paladares más exigentes.

 

Más info: www.visitpalma.cat/es/