Estos días, la escena gastronómica mundial le rinde homenaje a Paul Bocuse, el emperador de la cocina francesa. No hay suficientes adjetivos que describan la obra de este mentor que le dio a la cocina francesa fama mundial. Desde Cook Concern hemos decidido que queremos hacerle un homenaje a nuestra manera, trayendo las frases famosas del chef francés, para conocer más de cerca su personalidad.

Paul Bocuse, una vida dedicada a la cocina

Según Paul Bocuse, la cocina, explicándolo de manera simple, era sinónimo de trabajo y de abnegación.

-“Tiendo a la cocina clásica, la cocina amateur (…) si algún día el restaurante se queda vacío, tendré que preguntarme qué hacer, pero, por ahora, no me planeto esa pregunta”.

La cocina de Paul Bocuse fue sencilla incluso en la época de las tendencias de la cocina fusión y la cocina molecular, y, siéndole fiel a su línea, siguió cosechando éxitos.

-“Hacer mal un trabajo lleva el mismo tiempo que hacerlo bien.”

-“La cocina de verdad será siempre la cocina regional. En Francia, la mantequilla, la nata y el vino serán simpre las bases.”

Fiel reflejo de su visión sencilla de la gastronomía, la cocina de Bocuse estaba muy pegada a la región. Después de haber seguido las tendencias de la globalización en la cocina, podemos ver que la cocina actual tiene a volver a sus principios de sencillez, de una cocina local y de temporada. Bocuse estuvo en la avanguardia, en lo que a este tema se refiere.

“La cocina es la paz en el mundo.”

Comer es una cualidad inherente del ser humano, y puede juntar culturas y religiones diferentes en torno a una mesa. En esta época de dudas y de inquietudes, esta cita sería un sujeto excelente a analizar en clase de filosofía en los institutos.

 

Frases famosas de Paul Bocuse.
A Paul Bocuse también le llamaban el “Papa de la cocina francesa”.

Paul Bocuse, el epicúreo

Paul Bocuse amaba la vida y las cosas pequeñas que nos pasan en a diario.

-“La vida es una farsa, lo comprendí a los 19, durante la guerra. Después que mis compañeros cayeran a mi lado, me pregunté: ¿Por qué no yo? Tener oportunidades, salud, trabajo y una humildad profunda se conviertieron en mis palabras clave.”

Puede ser que su experiencia en la guerra le hubiera llevado a ver las cosas desde esa filosofía. En efecto, perdió numerosos amigos en los campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial.

-“La vida puede parar en cualquier momento. O sea que tenemos que trabajar como si vayamos a morir a los 100 años y vivir como si fuéramos a morir mañana.”

-“No lamento nada que haya hecho en mi vida, excepto del daño que les he causado a las mujeres de mi vida. Espero que me perdonen.”

Paul Bocuse reconoció varias veces abiertamente tener varias mujeres (tres, en total), por lo que recibió varias críticas. Amante de la vida, pensaba que ésta era demasiada corta para pasarla con una sola mujer.

-“Ahora, para ser feliz, me basta con estar solo, observar los patos con mis perros por la tarde e irme a dormir a la habitación que me vio nacer.

En el crepúsculo de su vida, Bocuse no necesitó muchas cosas para ser feliz. Aun habiendo conocido la gloria en todos los rincones del mundo, no le supuso ningún problema volver a su casa en la campiña francesa, para vivir una vida tranquila acompañado de sus perros.

Paul Bocuse fue una persona sencilla hasta sus últimos días, con una filosofía de vida de la cual todos podemos aprender mucho. ¡Buen viaje, maestro!