La hamburguesa ya no es sinónimo de comida rápida, sino que de un producto cuidado, de calidad. En España, existen cada vez más hamburgueserías que le dan importancia a los ingredientes, a la estética del local y a la presentación del producto. Una buena muestra de ello es The Black Turtle en Valencia, con sus originales hamburguesas de inspiración americana. La hamburguesería ha tenido muy buena acogida: ya cuentan con tres locales en la ciudad. Hemos hablado con ellos para que nos cuenten más sobre su concepto.

Contadnos un poco sobre vosotros y cómo surgió la idea de abrir una hamburguesería al estilo de Nueva York

Todo empezó en Nueva York. Parece muy idílico, pero en nuestro caso es totalmente cierto. Somos unos adictos a la gran manzana, llevamos 4 años viajando una vez al año mínimo. En nuestro primer viaje descubrimos lugares fascinantes donde el local, la música, la imagen corporativa, eran tan importantes como la carta.

Fran, que trabajó en el sur de estado unidos cuando era más joven en una franquicia de estilo sureño, es un enamorado de las barbacoas, de las hamburguesas, de las salsas… y como buen cóctel, al mezclarlo todo, nació The Black Turtle®.

Queríamos tener lo que echábamos de menos de los viajes, en nuestra ciudad. Y lo veíamos posible.

¿En qué manera os influyó vuestro paso por Estados Unidos? ¿Cómo valoráis esta época?

The Black Turtle® no existiría sin esa experiencia previa entre fogones en Memphis, Tennessee. En el sur de Estados Unidos comer es un ritual, los conceptos tradicionales perduran años, y son fieles a sus recetas, no se dejan llevar por modas, su moda es para siempre.  Toda su comida es muy sabrosa y tiene fuerza, al final acabas en cierta manera enganchado a ella cuando la vives de cerca.

En España se cree que en EE.UU. solo se alimentan de comida basura (barata y sin calidad) ¿Creéis que hay una gran diferencia entre los hábitos gastronómicos españoles y americanos o es más bien cosa del pasado?

La comida de EE.UU  poco tiene que ver con los formatos de franquicia ‘fast food’ que se han exportado. La gastronomía americana es muy variada, desde el sur con su pulled pork o costillas BBQ, a la sopa de almejas de San Francisco. Poseen un país muy extenso, lleno de contrastes que también se ven reflejados en sus platos, pero sobre todo, poseen una muy buena materia prima que saben aprovechar.

Creo que nos movemos por tópicos, y el de la comida basura, barata y sin calidad, es uno más.

 Mucha gente que llega de otros lugares suele decir que nuestra variedad gastronómica es “pobre” en el sentido de que hay muy poca oferta de gastronomía extranjera.  ¿Cómo comparáis los dos países en este punto?

Que en una ciudad como Valencia se pueda comer un buen ramen, o una buena hamburguesa sin tener que ir a una cadena de fast-food, sino locales especializados, sugiere que los españoles estamos demandando nuevos conceptos que reflejen la diversidad del mundo.

hamburguesa de carne vacuna
“The Brit Burger”: carne de vacuno, bacon y huevo frito

¿Los españoles, nos estamos abriendo a experiencias nuevas o nos resistimos a salir de lo nuestro?

Estamos más abiertos que nunca a probar y disfrutar con toda la comida que esté a nuestro alcance. Hay más generaciones que viajan asiduamente, internet,  gente de diferentes nacionalidades… es un mix que hace que la oferta gastronómica se amplíe por inercia.

Una señal de apertura puede ser la comida callejera (streetfood) ¿Cómo valoráis vuestra experiencia hasta ahora?

¡Con un 10! Una acogida buenísima y una experiencia de contacto con el público inigualable. Queremos ir a más festivales, a más eventos. Nos sentimos cómodos y funcionamos muy bien con nuestras hamburguesas. Es otra manera de hacer marca de una manera más cercana, y para nosotros divertida.

Vuestra idea de hamburguesería americana ha tenido una muy buena acogida en Valencia ¿Llegasteis para cubrir un hueco que estaba vacío en el panorama gastronómico?

La estrategia fue más sencilla, queríamos crear un local como los que habíamos visto en Soho Londres o Nueva York, y al que ir con nuestros amigos. La decoración industrial estaba poco trabajada por aquel entonces (2012) y a nosotros nos encantaba.

La carta estaba clara, había un par de hamburgueserías en Valencia pero arriesgaban poco y no salían de la cebolla caramelizada y tomate seco…así que ¡nos lanzamos a la piscina!

¿Qué tipo de clientes visitan vuestros locales?

Depende la zona, en Ruzafa hay más gente joven que después se va a tomar una copa los fines de semana, en Plaza Xúquer hay mucho universitario y los fines de semana es muy familiar, en Paseo Alameda hay más público extranjero por la Ciudad de las Artes y las Ciencias… Tenemos un gran abanico, aunque impera el target de los 20 a los 30 años.

La decoración industrial es una de las características de los locales de The Black Turtle

¿En qué se basa vuestro éxito?

Diría que nuestras hamburgueserías se basan en cuatro pilares: la originalidad en el producto, la elaboración: prácticamente toda nuestra carta es de elaboración propia, desde los tenders, croquetas, las salsas,… la calidad- precio también es fundamental, no deseábamos ser una hamburguesería gourmet que sólo unos pocos pueden permitirse. Por eso somos más económicos para lo que acostumbran las hamburgueserías gourmet. Y, por último, queríamos crear lugares con encanto, la decoración juega un papel importante en nuestros restaurantes.

¿Qué importancia le dais al producto regional y de temporada en vuestra cocina?

La carne de nuestras hamburguesas es nacional, las verduras las compramos a una empresa  local, el pan es una formulación propia hecha para nosotros de manera tradicional. Para nosotros los proveedores de proximidad son un valor añadido a nuestro producto final.

hamburguesa de The Black Turtle
Hamburguesa “The Posh”, con cebolla caramelizada

¿Qué diferencias existen a la hora de trabajar en una cocina de EE.UU. y en una española?¿Los ritmos de trabajo son diferentes? ¿Y el trato con los compañeros?

No vemos grandes diferencias. Hay cocinas con más o menos ritmo tanto en España como allí, creemos que dependen de cómo se gestionen.

¿Qué puntos creéis que son claves para que una cocina funcione bien?

Ser metódicos  y el trabajo en equipo.

¿Os imagináis fusionando la cocina americana con la cocina tradicional valenciana?

Lo cierto es que de momento lo más cercano a eso ha sido llamarle a una hamburguesa ‘Albergina’ (berenjena en valenciano). Las fusiones son atractivas pero también muy arriesgadas. Una vez vimos una hamburguesa de paella y ¡se nos erizó el pelo!

En España se le está dando cada vez más importancia al aspecto de los locales. Se están creando locales con un aspecto muy cuidado. ¿Creéis que este cambio se está dando porque el cliente le da cada vez más valor a lugares más acogedores y estéticos, o es que es simplemente es una moda que nos está llegando de lugares como Escandinavia?

Creemos que a todos nos gusta lo bonito. En todas las facetas, tenía que llegar también a los restaurantes. En España hay mucho por hacer, y eso es muy positivo. Salir a comer o a cenar tiene que ser una experiencia y poder abstraerte de todo lo demás para sumergirte en ese ‘pequeño mundo’ creado para disfrutar.

Por último, ¿Cómo veis el futuro?¿Tenéis en mente expandiros a otras zonas? ¿A cuáles?

Nos encantaría abrir en Alicante, Madrid… son metas que cada vez vemos más cerca 😉