A sus 21 años, Ezequiel Álvarez Barroso tiene a sus espaldas una trayectoria corta, pero de grandes logros. Ganador, entre otros, del concurso de Tapas en MadridFusión 2018, el joven catalán logró el año pasado hacerse con el V. Premio Promesas de Alta Cocina Cordon Bleu: una oportunidad inmejorable para seguir aprendiendo y mejorando en el duro camino de la gastronomía. Una entrevista sobre el pasado, presente y futuro de un cocinero joven, del que, sin duda, oiremos hablar más de una vez.

 

A ti, ¿qué te deja expresar la gastronomía?

Para mí la gastronomía es una herramienta para expresar la propia personalidad de cada uno.  Me gusta crear o versionar nuevos platos con el fin de sorprender a familiares y amigos. La vida de un cocinero con grandes expectativas es dura,  ya que uno va a trabajar todos los días más de 11 horas y encuentras poco tiempo para ti mismo.

 

¿Recuerdas tu primer día en una cocina profesional?

¡Y tanto! Fue en un restaurante de montaña de carnes a la parrilla. Antes de cumplir los 16 ya estaba buscando trabajo para aprender y empaparme al máximo de conocimiento gastronómico.  Estaba en cuarto frío y cuando terminaba el servicio, tenía que lavar todos los platos del día en una máquina friegaplatos muy pequeña y en un orden ilógico que me hacía sobrecargar la espalda. Era terrible esa parte, pero me encantaba aprender y compensaba.

 

 

A pesar de tu corta trayectoria, ya has ganado varios campeonatos (11 en total). ¿Qué significan los campeonatos para ti?

Los campeonatos para mí son una forma de expresarme, me encanta ponerme retos y superarlos. Sentarme pensar, hacer un esbozo del plato, probar, cambiar técnicas y buscar la mejor preparación para el mejor producto.

 

Entre ellos, ganaste el premio “Le Cordon Bleu Premio Promesas de la Alta Cocina”, que consistía en una beca para estudiar en la sede madrileña. ¿Cómo fue la experiencia de estudiar en Cordon Bleu?

Sin duda, es la mejor experiencia de mi vida a nivel de formación. Muchas veces escuchaba la frase ‘’hay que buscar el camino de la excelencia’’ o “la excelencia es un hábito”… Me gusta potenciar los puntos flacos de mi personalidad, así que logré cambiar y aprender mucho en este año de estudio en Le Cordon Bleu, a parte de conocer a grandes profesionales.

 

Esta experiencia, ¿te cambió mucho la forma de entender la cocina?

Completamente, sobre todo a perfeccionar y potenciar los pequeños detalles que siempre marcan la diferencia.

 

Has trabajado en varios puntos de España. ¿Qué diferencias has visto entre las propuestas gastronómicas que has encontrado en cada región?

Sí, concretamente en Marbella, Madrid, Alicante, Barcelona ciudad y alrededores. Según el chef, la oferta gastronómica que tenga puede cambiar bastante. Lo que me gusta es salir de tapeo o conocer la comida tradicional de esa zona en concreto.

 

Fideua con gambas y calamares

 

¿Cuál dirías que son las tendencias actuales que se llevan en el país?

Yo creo que, sobre todo, la cocina de autor está en expansión, por eso la competencia es cada vez mayor.

 

Muchas veces se comenta que, para llegar a ser alguien en este negocio, es necesario haber trabajado en cocinas de varios países. ¿A ti, qué cocinas/países te gustaría conocer?

Me imagino que sí. Por eso quiero llegar a conocer completamente la gastronomía de España, para después viajar por el mundo y conocer las demás. Me gustaría viajar por toda Europa, pasar por Australia,  América del Norte o Sudamérica. Ya veremos, lo primero es terminar el grado superior de cocina, luego pasaré por el Celler de Can Roca y cuando terminé viajaré por el mundo.

 

¿Qué cocineros, nacionales e internacionales, son para ti ejemplo a seguir?

Daniel Humm, Joan Roca, Ferran Adrià y mi padrino chef empresario Andrea Tumbarello.

 

Bomba de trufa del bosque

 

Por último: si alguna vez tuvieras que abrir un restaurante propio, ¿cómo sería?

Será un restaurante gastronómico, buscando la perfección de la técnica y el producto, para que el cliente disfrute y se sienta como en su casa. Con mi propio estilo de cocina, por supuesto, y habiendo pasado por los mejores restaurantes del mundo.

 

¡Gracias, Ezequiel!  Y todo lo mejor para tu stage en El Celler de Can Roca.

 

¿Quieres saber más sobre cocineros de todos los rincones del mundo? Sigue leyendo nuestro blog