Jérémy Biasiol, cocinero de impecable trayectoria, tenía como muchos otros un claro objetivo: hacerse con la estrella Michelin.   

Jérémy nació en Lyon, bastión de la gastronomía y lugar de los bouchon, restaurantes típicos de la ciudad francesa. Desde la infancia le interesó el mundo de la cocina y nunca se planteó en qué quería trabajar, porque tenía muy claro qué camino quería tomar: “No era malo en la escuela, pero me aburría mucho. A los 15 años tuve que realizar unas prácticas obligatorias en una empresa que yo eligiese, y las hice en un restaurante de alto nivel en Lyon. Desde ese momento, tuve claro qué quería hacer con mi vida y me formé en una “lycée hôtelier” (escuela de hostelería), para poder trabajar en la profesión de mis sueños.”

Jérémy en una foto reciente.
Jérémy en una foto reciente.

De vueltas por el mundo en busca de la estrella Michelin

Según Jérémy, si quieres ser premiado con una estrella Michelin, la clave consiste en la ambición que tengas. Él también entró con mucha ambición en el mundo de la cocina: “Cuando aún me estaba formando, solía echar el currículum en restaurantes de renombre para poder hacer prácticas no remuneradas durante el verano. Solía coger la Guía Michelin y escribir a los restaurantes que aparecían.” De esta manera, llegó a conocer a cocineros de renombre como Georges Blanc y Alain Ducasse. Gracias a la dedicación y la fuerza de voluntad, pudo hacer unas prácticas en el restaurante de Georges Blanc en Vonnas, premiado con 3 estrellas Michelin.

Después de terminar su formación, empezó a trabajar directamente con Alain Ducasse en París y fue la primera de sus experiencias en varios restaurantes que están en la lista de los mejores del mundo. De País a Nueva York, pasando por Mónaco y Londres, estuvo trabajando 10 años para la institución de Ducasse. El restaurante nuevayorquino de Ducasse recibió la tercera estrella Michelin en su primer año de sous chef. ¿Qué se puede hacer como cocinero, después de haber trabajado en sitios den tan alto nivel?

Jérémy en la búsqueda de una estrella Michelin por todo el mundo.
La búsqueda de una estrella Michelin llevó a Jéremy a trabajar por todo el mundo.

Trabaja como chef privado para un millonario

Gracias a los contactos que pudo hacer durante su época con Ducasse, conoció a un millonario que estaba buscando un chef privado. Durante los dos años y medio que trabajó para él, pudo disfrutar de todos los lujos posibles: excursiones en helicóptero, viajes a todas las partes del planeta…pero con el tiempo, este estilo de vida se le hizo monótono.

Descubre su faceta de profesor en Hong-Kong

En 2008 aterrizó en Hong-Kong para trabajar como profesor de cocina. “Un amigo me dijo que en Hong-Kong estaban buscando profesores de cocina y, que, gracias a mi experiencia en Ducasse, tenía todas las puertas abiertas. Al cuarto de hora de haber mandado mi currículum, ya me habían dicho que sí de una escuela”. A los pocos meses de empezar a dar clases, se dio cuenta de que le estaba gustando su nueva profesión y que no tenía nada que ver con trabajar en un restaurante con estrellas Michelin: “En un restaurante de alto nivel hay mucho ruido y la gente está siempre quejándose, no hay sitio para hacer las cosas despacio y con paciencia. Como profesor de cocina, tienes que tomarte el tiempo de explicar las cosas en profundidad, me pareció fascinante. Además, veía que me respetaban mucho. Las escuelas de hostelería de Hong-Kong valoran mucho que los profesores sea de alto nivel y tienen muchísimo interés en aprender”.

La primera estrella Michelin llega a sus manos

Era el 2010 y Jérémy estaba otra vez en busca de nuevos retos. Junto con un socio abrío, por fin, su propio restaurante, con un arrollador éxito: en 2011, le concedieron la primera estrella Michelin, siendo así el cocinero más joven con un estrella Michelin en todo Hong-Kong. “Desde que tengo 14 años colecciono guías Michelin. Uno de mis mayores objetivos en la vida era recibir una estrella Michelin. Pero, me he dado cuenta de que no me basta, es un poco como ganar la medalla de bronce en las Olimpiadas. Aún hay tiempo para el oro”.

 

En busca de nuevas estrellas

Después de tener que cerrar el restaurante por una subida astronómica del alquiler, empezó a trabajar como jefe de cocina en un Hotel de Shanghai. Ese mismo año tomó la decisión de volverse a Europa, hizo las maletas y se trasladó a trabajar al restaurante de un hotel en Offenburg (Alemania). Su proyecto es, cómo no, conseguir una estrella Michelin. Después de tantos años en el extranjero, ¿por qué decidió volverse a Europa? A parte del proyecto del restaurante, se está preparando para la competició “Mejor Obrador de Francia”, he ahí la razón.

Algunas de las creaciones de Jérémy