El Carnaval es la fiesta más alegre y ruidosa que celebramos en todo el año. Son días de disfraces, bailes y risas, donde la sátira nos permite burlarnos de (casi) todos y de todo y también para ponernos las botas con los dulces  de Carnaval, todo tipo de dulces típicos de estas fechas.

Origen del Carnaval

El origen del Carnaval es pagano, proviene de unas festividades llamadas “Saturnales” que los romanos celebraban en honor al dios Saturno. Al propagarse el cristianismo en el Imperio Romano, la festividad fue adaptada a la nueva fe y es cuando tomó la forma que hoy en día conocemos. Los conquistadores y la Iglesia Católica fueron los encargados de introducirlo en las nuevas colonias, propagándolo por todo el mundo.

La palabra Carnaval está formada por las palabras latinas carne (carne) y levare (levantar), por lo que significaría algo como “despedirse de la carne”, refiriéndose a los días de Cuaresma que comienzan con el Miércoles de Ceniza. Y es que la Iglesia Católica obligaba a llevar una dieta estricta durante estos cuarenta días para recordar los días de ayuno que pasó Jesucristo en el desierto. Podemos decir que el Carnaval es el desmadre que precede a unos días de privaciones (culinarias, entre otros), donde reinan la alegría y la buena mesa.  El plato estrella del Carnaval son los dulces, que  nos aportan muchas calorías antes de empezar con una dieta sin carne. Hemos seleccionado los postres más típicos de cinco países del mundo. Ahí va un resumen de las bombas calóricas que podremos encontrar en estas fechas:

Dulces de Carnaval

1. Faworki (Polonia)

dulce de carnaval polaco.
Perfectos para mojar en café con leche o chocolate.

Estos lacitos (literalmente) se parecen a nuestros pestiños. La masa no es demasiado dulce y se hace con los ingredientes típicos para dulces: harina, mantequilla y huevos. Después de freírlos en abundante aceite, se les echa azúcar glas por encima.

 

2. Berliner (Alemania)

Dulce de carnaval alemán.
La Berliner se rella de mermelada después de haberla freído.

La Berliner está hecha de una masa de levadura rellena de mermelada de fresa o de ciruela tradicionalmente y que se fríe. Aunque en algunas zonas esté relacionada con el carnaval, esta bomba también se toma fuera de estas fechas. Un dato curioso: en Alemania existe un debate eterno sobre el nombre correcto de estas bolas fritas rellenas de mermelada. Dependiendo de la zona, se les llama Berliner, Pfannkuchen o Krapfen. Nosotros nos quedamos con Berliner, que es el más fácil de pronunciar.

 

3. Dulce de higo (El Ecuador)

Los dulces de diferentes tipos, como dulce de higos o de leche, son típicos en Carnaval.

El dulce de higo es un postre típico en las mesas ecuatorianas en los días de carnaval. La preparación de este dulce toma su tiempo, nada menos que tres días, o sea que, si pensáis hacerlo en vuestras casas, planeadlo con tiempo. La crema final lleva miel de panela y, en algunos casos, especias como clavo y canela.

 

4. Castagnole (Italia)

dulces de carnaval de Venecia.
No se parecen mucho a las castañas…/(c) El Almirez

El Carnaval de Venecia es famoso por sus máscaras y también por sus “castañuelas”, que sería la traducción al español de este postre típico veneciano. La receta está a caballo entre nuestros buñuelos y las rosquillas.

 

5. King Cake (Estados Unidos)

Un roscón muy alegre, reflejo del Carnaval de Nueva Orleans. / (c) biz New Orleans

Este “roscón de reyes” de Nueva Orleans tiene su origen el día de Natividad. Los primeros colonos europeos lo preparaban el día de Navidad, pero la costumbre se fue perdiendo y empezaron a preparar este dulce en Martes de Carnaval. El bollo suele estar espolvoreado con azúcar de tres colores, en honor a los Reyes Magos de Oriente.

Y para ti, ¿Cuál es tu dulce favorito de Carnaval?

G.A.