Historia de una cocinera profesional: auténtica pasión por la gastronomía

19/12/2017

La cocina profesional es uno de los campos en el que más se nota la desigualdad entre hombres y mujeres. En Francia, por ejemplo, solo 1 de cada 25 cocineros es cocinera profesional y la mayoría de ellas se dedica a ser chef privado. Nadia Khemir, francesa de origen tunecino y chef privado desde hace 5 años, nos ha contado sobre los pormenores de su profesión.

La pasión que sentía por la cocina le hizo progresar

En la familia de Nadia la cocina es tradición. Su padre era un cocinero conocido y su abuela la cocinera del presidente tunecino Bourguiba. Después de darse cuenta de que estudiar Secretariado de Dirección no era su sueño y haber visitado varias ferias orientativas, decidió labrarse un futuro en la profesión familiar. Tras la formación, empezó a trabajar en el cátering  BEP Petit Bofinger, un cátering  de lujo de París. En un año ya era jefe de partida.

 

Creaciones de nuestra cocinera profesional.
Creaciones de Nadia.

Desde Grand Hotel hasta las mejores cocinas mundiales

Cansada de los banquetes y de trabajar en cátering, Nadia decidió darle un giro a su carrera y emplear toda su sabiduría en las cocinas de los grandes hoteles parisinos, en los resorts de Suiza y en cruceros, la mayoría de las veces como jefe de partida o sous chef: “Nunca trabajé más de un año en la misma cocina, pero las experiencias vividas y las diferentes ramas gastronómicas que conocí, me permitieron poder desarrollarme muchísimo en mi carrera”. Además de la experiencia, Nadja también se llevó un buen puñado de contactos.

“El mundo de la cocina es un mundo reducido, donde todos nos conocemos. No necesitamos Facebook para tejer una red de contactos. Si eres un buen cocinero, siempre tendrás a alguien que te recomiende para un puesto u otro”. Durante más de diez años, Nadja trabajó en grandes hoteles, hasta que en 2009, viendo que estaba llegando a una edad en la que se tenía que plantear otras preguntas, decidió volcarse más en los proyectos personales.

Los cursos de cocina fueron el trampolín

A finales de los 2000, el fenómeno de los cursos de cocina estaba en su auge máximo, con muchos proyectos que prosperaban a buen ritmo. Viendo este avance, nuestra cocinera profesional decidió meterse en este mundo. Trabajó durante 4 años para diferentes escuelas de cocina y llegó a conocer a todo tipo de gente. “La gente que venía a los cursos, me preguntaba si solía ir a cocinar a casas privadas y muchos amigos me animaron a hacerme autónoma”. Debido a problemas de salud, tuvo que permanecer de baja durante un largo período y aprovechó este tiempo para desarrollar su propio proyecto. Viendo que en páginas como “Groupon” no había competencia, abrió su propia empresa y empezó a ofrecer sus servicios de chef privado por estas plataformas.

Una chef privado en París: entre turistas y empresarios

El éxito le llegó a los pocos meses. En 2012 se abrieron las páginas “the beautiful plate” y “invite1chef”, y los chef privados empezaron a marcar el ritmo del mundo gastronómico: “Sigo teniendo un perfil en las páginas, pero he bloqueado el calendario”, dice Nadja. El público que disfruta de su cocina es variado, gracias a los contactos suele tener muchos clientes, pero dice que no hay que subestimar el papel de las plataformas online para adquirir nuevos clientes “para los turistas que visitan la ciudad, estas páginas suelen ser un lugar seguro donde poder buscar un chef privado”.

Una cocinera profesional en casa ajena

De hecho, las opiniones de los clientes, escritas en varios idiomas, facilitan mucho que los turistas tengan una referencia y opten por ella. Otros utilizan canales distinto : “muchos clientes me escriben en Facebook”. ¿Los lugares donde suele trabajar? Desde en suites de hoteles hasta en yates. La mayoría de los turistas suelen ser americanos, ingleses, españoles y canadienses que quieren pasar una velada especial a la llegada del destino de vacaciones o antes de partir de vuelta a casa. Los grupos suelen ser de 4 a 6 personas y parejas.

Canapés preparados por Nadia, cocinera profesional.
Un chef privado debe dominar no solo la cocina, sino que también el saber estar con los clientes.

Un chef privado con muchas facetas

Cuando contratan sus servicios, Nadia suele encargarse de todo, menos de la vajilla, los clientes son los que la eligen. Se formó en cocina francesa, pero debido a su experiencia en cocinas de media Europa, el contacto con cocineros de otros continentes y la influencia tunecina, dice que tiene cierta afinidad por la cocina mediterránea, con clara predilección por la italiana. Cocina creola, asiática, diferentes cocinas del mundo: puede haber de todo en el menú de Nadia. Nosotro les vamos a echar un vistazo a sus creaciones.

Compartir