Natalie Jewell (en el centro en la imagen) es mitad brasileña, mitad inglesa, cosa que se refleja en su cocina. Estudió Publicidad y Marketing en Sao Paulo (Brasil), pero su futuro le deparaba otros planes. Tras leer una entrevista a Ferrán Adrià sobre lo que estaba haciendo (en el 2005) y quedarse enamorada de su cocina, decidió mudarse a Barcelona y formarse como cocinera. De esto ya son 11 años.  Estudió en la CETT de la Universidad de Barcelona, estuvo de estagier en el Bulli, después trabajó con Jean Luc Figueras, en otras cocinas en Londres, Bélgica y con Alex Atala en Brasil. Hoy en día trabaja de chef privado en Barcelona. Hemos hablado con ella sobre el oficio de chef privado, sobre sus vivencias y el panorama gastronómico de Barcelona.

¿Por qué decidiste ser cocinera?

Decidí ser cocinera porque desde pequeña me enamoraba el risotto que me hacia mi abuela italiana cada vez que me iba a Inglaterra pasar las vacaciones de verano en casa de mi padre. Además, estudiaba marketing por la noche y me gustaba ayudar a mi madre en casa dejándole la cena preparada. ¡De ahí surgió un amor que ni yo imaginaba que existía!

¿Tus especialidades culinarias?

Cocina creativa en general, salsas clásicas (mi gran pasión) y ahora sobre todo la cocina vegana.

creación de chef privado
Croquetas de mato, miel y peta zetas de chile

¿Qué piensas que es más importante en la cocina, el equipo, la creatividad o la calidad del producto?

Todos los factores. Es imposible separar estos valores, pues sin uno de ellos el trabajo no funciona.

¿Desde cuándo trabajas como chef privado?

Desde hace 3 años.

¿Qué ventajas y desventajas hay en ser chef privado?

Las ventajas son que haces tus horarios, diseñas tus platos sin ninguna orden externa y tienes mucho más contacto con el cliente. ¿La desventaja? Ser autónomo (sin comentarios) y no tener un sueldo fijo al final de mes.

¿Hay gran diferencia en el sueldo? ¿Se gana más trabajando como chef privado?

Se gana más sí, pero el problema no es la cantidad de dinero y sí la frecuencia de trabajo. Si llegas al punto de hacer 4 o 5 eventos grandes al mes, ¡perfecto! Lo que te sobra, siempre inviertes en material nuevo para el negocio.

Natalie Jewell, chef privado en Barcelona
Natalie en plena acción

Los chefs privados estáis más cerca de los clientes que un chef de restaurante, ¿Tenéis que saber más cómo tratar con la gente?

¡Por supuesto! En un restaurante estamos aislados dentro de una cocina y quienes reciben todos los feedbacks son los camareros, en este negocio la cara eres tú directamente, no hay ningún filtro en la información. A la gente le encanta hablar con nosotros los chefs, es un momento de compartir emociones, tanto positivas cuanto negativas. Hay que estar preparado para todo.

¿Cómo son los clientes que contratan los servicios de un chef privado?

Generalmente son un grupo de personas como familias o amigos que desean una celebración intima, con mucho nivel gastronómico pero sin la rigidez de comer en un restaurante. Estando en tu casa, ¿hay algo mejor que comer y tirarte en el sofá? ¿O hacer la sobremesa sin que nadie te traiga la cuenta discretamente echándote del local? (risas).

clientes de chef privado
Cada vez hay más gente que opta por los servicios de un chef privado. Aquí unos clientes de un evento en Alella.

¿Qué diferencias hay entre la clientela de un restaurante y la que contrata a un chef privado?

Normalmente la clientela que nos contrata son personas abiertas a una experiencia diferente a la de siempre, que sería ir a comer a un restaurante y seguir la “rutina” de siempre. Es gente que exige mucho nivel en la comida, pero al mismo tiempo no tantas formalidades.

¿Las diferencias entre un cliente extranjero y uno nacional (en cocina privada y en restaurante)?

En verdad no mucho, la única diferencia que veo es que el cliente extranjero está mucho más acostumbrado a este servicio. Lo suelen contratar porque vienen de vacaciones aquí y quieren una noche especial, disfrutando de la comida mediterránea hecha a medida. El cliente nacional empieza ahora a descubrir nuestra existencia y a abrir sus casas para nuestro trabajo.

¿Algunas anécdotas (positivas y negativas) que te hayan pasado trabajando en casas?

Una anécdota positiva es que una vez cocine para un grupo de ingleses en Sitges y se quedaron encantados. Resulta que eran miembros bajos del parlamento inglés, y se quedaron tan contentos que me llevaron el año pasado a hacer un evento en Londres en casa de uno de ellos. Son de estas cosas que no te lo esperas. La negativa es que, claro, siempre hay clientes que tienen alguna restricción alimentaria y no te avisan…en un restaurante abres los timbres y en un segundo, puedes crear un plato según la necesidad del cliente. En el concepto de catering ya llevas todo más o menos racionado y contado para finalizar los platos al último momento.

¿Cuáles son las preguntas básicas que hay que hacerle a un cliente que quiere que cocines en su casa?

¿Que equipamiento y utensilios dispones en tu cocina? ¿Para cuantos será? ¿Tienes vajilla para todos? (la gracia es usar el propio material de la casa), alergias…

¿Llevas tus propios utensilios de trabajo (cuchillos, sartenes etc.)?

Llevo mis propios cuchillos obviamente y mucho material mío, pero para lo básico siempre uso el material de la casa. Evito cargar extra y adapto los platos según la estructura del local. Es como hacerlo más natural…

¿Qué tipo de platos te piden cocinar? ¿Hay modas?

No. Tengo una página web donde se puede ver un poquito mi línea de trabajo, pero siempre mando 3 propuestas de menú (degustación largo, corto y fingerfood). La base es una cocina de temporada, una fusión entre la mediterránea y mi cultura personal (brasileña e inglesa.)

Mini conos: aperitivo ideal para comer con las manos

¿Qué consejos le darías a un chef que se esté planteando trabajar de forma privada?

Analizar el mercado, la línea gastronómica que quiere seguir y, sobre todo, saber comprar bien los productos para que el beneficio deje de ser simbólico y que pase a ser relevante en tu economía. Así das el salto al mundo profesional.

¿Qué importancia tienen las redes sociales (Facebook, Instagram) para los chefs privados?

Lo importante es la imagen que transmites siempre. Además, los clientes siempre postean comentarios sobre su experiencia y eso nos dan mucha credibilidad. Tienes que estar en la red, si no, no existes.

¿Cómo ves la gastronomía en Barcelona? ¿Qué tendencias se están imponiendo?

La gastronomía en Barcelona está saturada y paralizada desde hace muchos años. Hay poquísimos conceptos nuevos, cada restaurante que abre es un poco más de lo mismo. La tendencia ahora mismo es la cocina vegana, yo decidí ser vegana hace un año y cambie totalmente de opinión sobre la forma de comer. Nosotros, los chefs, estamos para alimentar a los comensales y no para crear platos, y competir en cuál es el más creativo o a cuál le sacan más fotos. Todo eso me aburre.

aperitivo con remolacha y curry
Shot de remolacha con polvo de palomitas al curry

¿Cuáles son tus planes de futuro?

Dedicarme solo a mi catering que ahora lo he redirigido a la cocina sana y vegana, no hay muchos cocineros haciendo esto ahora mismo. Además, estoy en un proyecto muy interesante donde busco incorporar en restaurantes platos veganos de forma natural. Tenemos que ser conscientes de que esto es el futuro y no podemos seguir alimentándonos de la basura que hay ahí fuera. Suena radical pero es la pura verdad.