Biotech Food: la empresa pionera en carne cultivada ‘hecha en España’
Por Fabiola Gálvez

Nadie pensaba que la pandemia iba a llegar, pero llegó. Lo mismo, está pasando con la dieta que estamos llevando y que afecta al planeta. Las cifras lo advierten. En 2050 la población mundial llegará a 10.000 millones de personas y el problema es que demandaremos más alimentos de los que se puedan producir. Tal es el caso del consumo de la carne, que se ha incrementado en estos últimos años y se prevé que seguirá aumentando hasta un 76%, señala el Fondo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura.
Pese que esto significa que la ganadería intensiva aumenta las emisiones de los gases contribuyendo al calentamiento global, el degaste de la tierra, energía y agua. Para hacernos una idea, “producir una hamburguesa drena alrededor de 1695 litros de agua”, según el mismo reporte de la ONU. En 30 años, “se consumirá más carne que nunca en la historia, y pagaremos un precio ambiental y humano, a menos que se haga un cambio”.

La carne cultivada, también llamada carne de laboratorio o carne in vitro, se propone como una solución. BioTech Food, la empresa pionera española apuesta por esta revolución gastronómica y ambiental: carne cultivada sin sacrificio animal.
Esto será el futuro. Hamburguesas, albóndigas, nuggets de carne cultivada, ética, sostenible, libre de grasas y antibióticos. A esto se debe el nombre de su marca “Ethicameat”, que cada vez está más cerca de ver la luz. Será un paso más allá de la oferta de carne a base de plantas, que actualmente vemos en la industria.

 

Conversamos con Mercedes Vila, Doctora en Física de Materiales por la Universidad Autónoma de Madrid, cofundadora y directora de Desarrollo Tecnológico (CTO) de Biotech Foods, para que nos explique todo el trabajo que están realizando en el laboratorio.
¿Qué hacéis en BioTech Foods?

BioTech Foods es una de las pocas iniciativas a nivel mundial que desarrolla tecnología para la producción de carne cultivada. El tejido animal se reproduce en un ambiente controlado utilizando tecnología de cultivo celular, lo que hace innecesaria la cría y la matanza de animales para la alimentación. El objetivo de BioTech Foods es dar respuesta a un problema global: la insostenibilidad de la ganadería intensiva actual ante una población mundial creciente cuya demanda de consumo de proteínas de origen animal se ha disparado en los últimos años. De esa necesidad surge Biotech Foods. La emergencia climática en la que nos encontramos precisa de alternativas a la sobre-explotación de los recursos naturales, y para ello tenemos que buscar respuestas en la ciencia.

 

¿Cómo te planteaste iniciar este proyecto en España, son los pioneros?

Desde el inicio de mi carrera profesional he sentido interés por la investigación en aplicaciones reales que puedan mejorar nuestra calidad de vida. En este sentido, las posibilidades que ofrece la biotecnología en el campo de la ingeniería de tejidos son extraordinarias. Además de la ciencia, me interesa y me preocupa el medio ambiente y la sostenibilidad. La idea de contribuir a la lucha contra el cambio climático fue una de las motivaciones que me llevaron a crear BioTech Foods en 2017. Somos pioneros en España en el desarrollo de la carne cultivada, sí, y el nuestro es el primer proyecto internacional de carne cultivada con proteína de porcino.

 

¿Cuál es tu lema con este tema?

Crear algo innovador con conciencia social, que nuestra investigación sirva para responder a emergencias humanitarias y medioambientales creo que es un deseo compartido con la mayoría de mis compañeras y compañeros de profesión.

 

¿Cuál es la definición de la carne cultivada?

La carne cultivada de Ethicameat es una alternativa cárnica sostenible, de origen 100% animal, de alto contenido proteínico, sin antibióticos, sin alteración genética alguna y ‘cruelty free’. Creo que se trata de un producto alimentario único que revolucionará nuestra manera de comer carne.

 

¿Cómo se cultiva?

La clave del sistema de producción de esta carne está en la medicina regenerativa. Con el ambiente apropiado, las células extraídas de un animal vivo pueden vivir y multiplicarse, y en un biorreactor crecer de forma adecuada. Esa extracción celular se sitúa en un ambiente controlado de humedad y temperatura para que el tejido se siga formando a través de un proceso natural de proliferación celular. En nuestro caso, los productos Ethicameat se obtienen de manera 100% natural a partir de una muestra de tejido extraída de forma indolora del animal. Estas células proliferan en un entorno biológico controlado, de forma idéntica a como lo harían en el cuerpo del propio animal, sin que exista modificación genética alguna en todo el proceso.

 

¿A qué sabe la carne cultivada? ¿Qué diferencias se pueden encontrar con una carne convencional?

Este es uno de los principales errores ante el que nos encontramos cuando hablamos de carne cultivada, ¿a que sabe la carne cultivada? Y no hay una sola respuesta. Depende, imagina que cogemos carne de cerdo tradicional y la hacemos fresca dependerá de la parte escogida y de cómo la cocinamos, si la elaboramos, además dependerá de cómo lo hacemos, no es lo mismo una salchicha, un chorizo, un jamón cocido o un jamón serrano. Qué quiero decir con esto, que el sabor dependerá del proceso de elaboración al que se someta, lo que queremos ofrecer desde BioTech Foods es una fuente de proteína de alto valor biológico sostenible, y que permita la elaboración de productos atractivos para el consumidor.

Para imaginarnos cómo sería producir la carne cultivada a mayor escala. ¿Cómo es un biorreactor? ¿Qué hace?

El biorreactor, para entendernos es el aparato que permite mantener el entorno biológico necesario, con la temperatura y condiciones ambientales adecuadas, para favorecer o acelerar el crecimiento celular. Es fácil imaginarlo, es una cuba de acero inoxidable muy parecida a las que se usan para hacer la fermentación del vino, la cerveza, y muchos otros productos alimentarios.

 

¿Se pueden producir piezas de la vaca específicas, por ejemplo un solomillo?

No es el objetivo de nuestro proyecto. Nuestra misión es la de producir una fuente de proteína de alto valor biológico alternativa a la ganadería convencional, sostenible y que permita la elaboración de productos atractivos para el consumidor.

 

¿Cuánta carne se puede producir con su cultivo?

Para hacernos una idea, de las células extraídas de un cerdo en un año se puede producir lo mismo que lo obtenido de 400 cerdos en la ganadería tradicional. Esto implica una reducción notable del impacto medioambiental, ya que la carne cultivada consumirá un 99% menos de tierra, un 75% menos de agua y producirá un 90% menos de emisiones que otro producto cárnico similar actual. Y todo ello evitando el sacrificio animal.

 

¿Por qué tenemos que comer carne cultivada?

Porque la carne cultivada es una alternativa sostenible al alto coste de vidas animales y recursos naturales necesarios para cubrir la demanda imparable de proteínas de alto valor biologico. Se trata de una carne que respeta el bienestar animal, que reduce el impacto ambiental y además no está expuesta a pandemias, ya que los animales de los que extraemos las muestras se encuentran en perfecto estado de salud y a lo largo del proceso no están expuestos ni a virus ni a bacterias. En este sentido, la ciencia contribuye una vez más a elevar los niveles de seguridad alimentaria y proteger nuestra salud como consumidores.

 

¿Tiene el mismo valor nutricional que la carne tradicional?

Las proteínas de origen animal tienen alto valor biológico porque contienen todos los aminoácidos esenciales que necesitamos. Sin embargo, las proteínas de origen vegetal carecen de algunos aminoácidos (o los tienen en proporciones pequeñas) y, por ello, debemos combinar alimentos para lograr suplir esas carencias. La carne cultivada contiene todos los aminoácidos esenciales, aportándonos el mismo valor biológico que la carne tradicional.

 

Y la carne cultivada ¿puede ser una solución a la obesidad?

La obesidad es una patología en la que influyen varios factores, no solo la alimentación, pero desde este punto de vista sí, con Ethicameat el consumidor tendrá a su alcance un producto saludable, rico en proteínas, 100% natural y con un 0% de grasa en su composición.

 

¿Cuánto cuesta ahora mismo producir carne cultivada?

Nuestro objetivo es que el precio de la carne cultivada sea accesible para el consumidor final, ya que entendemos que la mejor manera de consumir menos recursos naturales es haciendo partícipe de esta revolución alimentaria al mayor número de personas. El objetivo final es que la carne cultivada tenga un precio similar al de la carne actual, que al consumidor le cuesten lo mismo unas salchichas tradicionales que unas producidas con Ethicameat. La fase de escalado en la que está ahora nuestro proyecto responde a esto mismo: alcanzar un volumen de producción industrial y un coste asumible por el consumidor.

 

¿Cuántos años tenemos que esperar para poder ver a la carne cultivada en el mercado?

Una vez alcanzado el escalado industrial y el cumplimiento del marco regulatorio que establece la Unión Europea, estimamos que los productos procesados de carne cultivada sean una realidad en nuestras mesas antes de lo que esperado.

¿Qué tipos de formatos de producto se van a presentar con esta carne? ¿También se incluirán otras carnes como pescados, cerdo, pollos, entre otros?

En Ethicameat trabajamos por el momento con proteína de porcino, para la elaboración de productos cárnicos como albóndigas, hamburguesas, salchichas, nuggets, lonchas de jamón… Con la tecnología desarrollada en BioTech Foods sí sería posible, en el futuro, extender el catálogo de productos de Ethicameat a carne de ave o ternera.

Gracias Mercedes y a todo el equipo de BioTech Food. Un saludo especial para ti y todos los científicos que a través de sus investigaciones, se adelantan para un futuro mejor.